Bloc Quatre Blog

New opportunities, choices & solutions for business growth.

Big or Small Data?

Hace unos días tuve una reunión junto al equipo de Bloc Quatre con una de las grandes empresas de este país. En un momento de la conversación una de las personas reunidas dijo “nosotros sólo trabajamos con Big Data”. Esta afirmación me ha hecho reflexionar entorno a este tema y me ha animado a expresar mi opinión en este post.

Mentiría si no reconociera la capacidad que tienen actualmente las tecnologías de la información para acumular y visualizar grandes cantidades de datos, así como para correlacionar y estudiar el comportamiento entre variables antes inimaginables. En este sentido, es comprensible que estas tecnologías estén reconfigurando sectores enteros del negocio. Pero ¿los Big Data comportan una mejor toma de decisiones?

Muchas veces pienso que a nivel empresarial existe una gran confusión entre la evidencia y los datos. Y, la realidad es que hay una gran diferencia: la primera es el final del camino para entender donde está hoy una organización y hacia donde debe ir. Los segundos son el instrumento que le va a permitir llegar a este horizonte. Los datos en si no son la solución, sino parte del camino hacia esa solución.

En cualquier caso debo decir que esta confusión es comprensible. Las organizaciones, en el proceso de pasar de tomar decisiones al azar hacia un modelo basado en la evidencia, se dieron cuenta que necesitaban datos. Como resultado éstas empezaron a medir y a monitorizar todos los aspectos de sus negocios. Las ventas, la producción, la logística, los costes e incluso intangibles como la reputación, la marca, la cultura organizacional tratan hoy de ser convertidos en datos bien (o no tan bien) controlados.

Pero, bajo mi punto de vista, en los Big Data lo importante no es el “Big”. Y es que, en realidad, en muchas ocasiones uno no necesita muchos datos, sino una pequeña dosis de los datos exactos y correctos.

Los datos no tienen valor si los que deben tomar decisiones no formulan bien el problema a resolver, tienen una comprensión profunda de su significado y la capacidad de cuestionar su fiabilidad. Tampoco tienen valor si no se cuestionan asunciones o preconcepciones que pueden comprometer su análisis, se tiene en cuenta la diversidad de escenarios, así como la capacidad de comunicarlos, de crear una narrativa clara (no un gráfico, esto ya esta resuelto) que los explique y guíe el negocio a la consecución de sus metas.

La realidad es que en muchas ocasiones se seleccionan los datos para confirmar las propias ideas o para perseguir objetivos que a veces no son coherentes con los de la organización.

Los datos, sean “Big” o “Small”, nunca van a reemplazar el pensamiento, la capacidad de experimentar (¡¿sino qué pasa cuando uno no tiene los datos que busca?!) ni de comunicar la información obtenida.

Las predicciones basadas en datos pueden funcionar o fallar. Es cuando negamos nuestro rol en el proceso que la probabilidad de fracasar aumenta. Antes de pedir más de nuestros datos, deberíamos pedir más de nosotros mismos.

Los Big Data van a seguir consolidándose en los próximos años. Pero el futuro no sólo está en los datos, sino también en la mejora de las capacidades organizacionales para seleccionar, experimentar, interpretar y explicar estos datos para conseguir sus objetivos.

Marta Carrió. PhD in Corporate Reputation. ESADE EMBA.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on November 10, 2013 by in Big Data, CEO, Internet, Social Media, Technology, Tecnología.

Archives

Categories

%d bloggers like this: